Llámanos al 811-516-36-97 📞

6 remedios caseros que se pueden hacer con la albahaca

La albahaca o también denominada alhábega, es una hierba aromática originaria de las tierras tropicales de Asia. Durante muchos siglos ha sido utilizada como complemento en la cocina, y, sobre todo, como un auxiliar para el alivio de diversos malestares y problemas de salud.  

Si tú decides plantar albahaca en tu casa, sólo deberás de tener en cuenta que esté ubicada en un espacio donde reciba la luz solar todo el tiempo. Tanto la tierra como la maceta en donde esté plantada deberán de tener un buen drenaje. Recuerda regarla una vez al día por las mañanas. 

La albahaca no soporta las temperaturas heladas, así que en el invierno te recomendamos resguardar tu planta en el interior de tu hogar. 

Cuando tu planta de albahaca haya crecido, podrás utilizarla para preparar diferentes remedios que te podrían ser muy útiles en el día a día. A continuación, te hablamos de algunos de ellos: 

  1. Infusiones de albahaca

La infusión o té de albahaca es simple de preparar. Sólo necesitarás colocar las hojas en agua hirviendo (cuando ya haya alcanzado el punto de ebullición), y esperar a que sus propiedades y su olor queden impregnadas en el líquido transparente. Dale unos quince minutos para que esto suceda. ¡Y listo! El té funcionará como un excelente remedio para diversos malestares. Por ejemplo: 

Con estas infusiones podrás tratar tus dolores de cabeza, disminuyendo el estrés y promoviendo pensamientos más claros y fluidos. 

Además, el té de albahaca es excelente para prevenir y eliminar los parásitos intestinales. Sólo deberás de beberlo en ayunas todos los días, o con suficiente frecuencia. 

Así mismo, una infusión de albahaca podrá combatir la molesta acidez estomacal cuando ésta se bebe tibia. 

Por si fuera poco, una infusión de albahaca puede ser un efectivo tratamiento contra la caída del cabello. Después de bañarte, puedes rociar tu cabello con la infusión apoyándote con un atomizador, o bien, tomando el líquido entre tus manos. Masajea tu cuero cabelludo, procurando que el líquido entre en contacto con las raíces de tu cabello. 

No enjuagues. 

  1. Aceite de albahaca

Puedes prepararlo mezclando aceite de oliva con de albahaca en la licuadora. Posteriormente enfría guardando la mezcla en el refrigerador durante siete días en algún contenedor bien sellado.  

Éste remedio casero podría ser el medicamento ideal para combatir dolores de cabeza. Sólo basta con inhalar unas gotas para relajar la tensión que ocasiona estos malestares. 

  1. Cardamomo, leche y azúcar

Al hervir las hojas de albahaca con cardamomo, y posteriormente añadir leche y azúcar, se crea una mezcla que puede ser altamente efectiva para bajar la fiebre. Basta con suministrar esta receta cada dos o tres horas en el paciente enfermo. 

  1. Cardamomo y romero

Al mezclar estas dos hierbas con las hojas de albahaca en partes iguales, obtendrás una mezcla útil en el combate contra la hipertensión arterial. Es excelente, sobre todo para los adultos mayores.

  1. Mascar hojas de albahaca

Este remedio no necesita ninguna preparación en especial. Únicamente limpia las hojas para evitar que residuos del polvo o de insectos entren en tu organismo.

Posteriormente, lo único que tienes que hacer es mascar varias hojas, dos veces al día. Su función principal es para combatir el estrés y relajar el sistema nervioso. Además, será un buen defensor para prevenir diversas enfermedades.

  1. Hojas secas

Primero, tienes que arrancar algunas hojas de tu planta de albahaca. Acto seguido, tendrás que dejar dichas hojas bajo el sol para que éstas se sequen. Una vez que estén secas, será fácil pulverizarlas. Ya que hayas hecho esto, podrás mezclar el polvo con aceites esenciales.

Esta mezcla es efectiva para limpiar los dientes, relajar las encías y prevenir infecciones bucales.

  1. Hojas molidas

Las hojas machacadas de la albahaca también tienen múltiples funciones favorables para el ser humano.

Para elaborar una mascarilla de albahaca, primero necesitarás hacer una infusión.

Posteriormente, puedes tomar las hojas que utilizaste para preparar la mezcla, machacarlas y colocarlas sobre tu piel. Cuando las hojas entren en contacto con el cutis infectado, serán capaces de purificar y cicatrizar más rápidamente las heridas, para que logres tener una piel suave y sin imperfecciones.

Estas hojas también son un efectivo remedio para cicatrizar las aftas bucales cuando se colocan por encima de la zona afectada.

Para relajar el dolor de oído, coloca una porción de las hojas machacadas en un algodón y pon éste en la entrada de tu oreja sin introducirlo demasiado.

Otra de las utilidades de las hojas machacadas, es que son capaces de relajar las picaduras ocasionadas por los mosquitos (además de que su olor los mantiene alejados).

Esperamos que estos remedios te hayan parecido muy útiles. Ten precauciones con el suministro de la albahaca; asegúrate de no presentar ninguna alergia relacionada con esta hierba antes de poner en práctica cualquiera de estos consejos. 

 

 

Dejar un comentario